CONSULTORÍA

Guiamos a las empresas a lograr sus objetivos

PERSONAS

El respeto debe convertirse en algo que se siente profundamente por cada persona en una organización. El respeto por cada individuo incluye naturalmente el respeto a los clientes, los proveedores, la comunidad y la sociedad en general. Las personas se sienten estimuladas cuando se demuestra este tipo de respeto. La mayoría de asociados dirá que ser respetado es lo más importante que quieren de su empleo. Cuando las personas se sienten respetadas, proporcionan más que lo que producen sus manos, dedican sus mentes y corazones también. Para entender mejor el principio del respeto por cada individuo, simplemente formúlese la pregunta: “¿Por qué?” La respuesta es que somos todos seres humanos con valor y potencial. Porque esto es cierto, cada persona merece mi respeto.

PROCESO

Todos los resultados son la consecuencia de un proceso. Es casi imposible, incluso para las buenas personas, producir constantemente resultados ideales con un proceso deficiente, dentro y fuera de la organización. Existe una tendencia natural a culpar a las personas involucradas cuando algo sale mal o no es ideal, cuando en realidad, la gran mayoría de las veces el problema radica en un proceso imperfecto y no en las personas. La innovación y mejora son la consecuencia de ciclos repetidos de experimentación, observación directa y aprendizaje. Una exploración incesante y sistemática de nuevas ideas, incluyendo fracasos, nos permite refinar constantemente nuestra comprensión de la realidad.

PROPÓSITO

Para alcanzar la excelencia empresarial, una organización debe armonizar efectivamente cada flujo de valor. A través de la comprensión de las relaciones y la interconectividad dentro de un sistema, somos capaces de realizar mejoras y tomar mejores decisiones. Una inquebrantable claridad de por qué existe la organización, hacia dónde va y cómo llegará allí, permite a las personas armonizar sus acciones, así como innovar, adaptar y tomar riesgos con mayor confianza.